Estas son las medidas que pretenden ampliar la inversión extranjera en el comercio mayorista y minorista en Cuba

Foto: Roy Leyra | CN360

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Como ya se ha vuelto costumbre ya,  en la Mesa Redonda,  la viceministra primera de Comercio Exterior, Ana Teresita González Fraga, junto a la ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez anunciaron un paquete de medidas con las que se pretende abrir el comercio mayorista y minorista del país a inversores extranjeros.

En medio de la severa crisis económica del país, las restricciones de divisas para que operen las entidades estatales con actividades comerciales, ha provocado un desabastecimiento en el mercado interno de bienes y servicios altamente demandados por la población y por los productores no estatales, reconoció la propia viceministra de Comercio Exterior.

Ante este contexto, surgió la decisión de promover el desarrollo en todo el país de negocios para impulsar el comercio mayorista a través de la inversión extranjera. Recordemos que esta se ha dedicado básicamente para producir bienes y servicios. Ahora la propuesta es que se creen entidades de inversión extranjera para comercializar en el mercado mayorista.

Otro acuerdo fue el de promover de manera selectiva la creación de empresas mixtas al amparo de la ley de inversión extranjera para realizar actividades de comercio minorista. En este sentido, se priorizarán países y socios que se han mantenido en Cuba, a pesar de las dificultades.

Estos negocios de inversión extranjera se destinarán, fundamentalmente, a la venta de materias primas, insumos, equipamientos y otros bienes que puedan contribuir a impulsar el desarrollo de la producción nacional.

También, al suministro de bienes ya terminados como productos alimenticios, aseo y línea económica e instalación de sistemas de generación de electricidad con fuentes renovables de energía.

Esta funcionaria comentó que el gobierno busca que “estas medidas tengan una incidencia inmediata en los problemas de desabastecimiento y contribuyan a mejorar las ofertas en las tiendas en MLC y en moneda nacional”.

Esto incluye, autorizar ventas en MLC, pero se recalcó que la liquidez que se obtenga en el país, por concepto de impuestos y otros ingresos asociados, se destinará a estimular la producción nacional y al comercio en pesos cubanos para la población, principalmente.

A lo que se aspira es que empresas extranjeras financien a empresas minoristas cubanas para que estas puedan producir, ya que en la actualidad tienen la capacidad para hacerlo, pero están limitadas por la falta de financiamiento.

En este sentido, se aprobó el incremento del uso de las consignaciones y, en menor medida, de la venta de mercancías en r égimen de depósito aduanal para tener los bienes en el país. Además se autorizará la importación y exportación de manera directa a determinados actores económicos no estatales de la economía que generen bienes y servicios para la exportación.

A su vez se autoriza la participación de empresas de capital ciento por ciento extranjero para el comercio mayorista,  las cuales serán sometidas a una evaluación para que respondan a las necesidades del país, priorizando aquellas que puedan suministrar insumos para los actores económicos y productos que necesiten para la generación de bienes y servicios en el país.

Por su parte, la ministra de Comercio Interior,  reconoció que el comercio interior no ha sido un sector priorizado en el ámbito de la inversión extranjera porque los principales proyectos han estado dirigidos a la producción de bienes y servicios.