Desde prisión, la Dama de Blanco más joven de Cuba logra dar fuerzas y valor a su madre

La Dama de Blanco Sissi Abascal se comunicó con su familia el pasado jueves desde la prisión de mujeres La Belloté, en la provincia de Matanzas.

“Está en un cubículo, aislada. Desde ese día no tenemos noticias”, dijo su madre, la opositora Ania Zamora, a Radio Martí.

Añadió que su hija “pasó el fin de año trancada, posiblemente sin alimentación, porque todos sabemos el problema con la alimentación que hay en la calle, ¡imaginen ustedes en las prisiones!”.

«Son tantos y tantos presos del 11 de julio, y de antes del 11 de julio», se lamentó la activista. «La fe es lo que nos mantiene con fuerza; fe en que pronto todos estarán libres porque, vuelvo y repito: Sissi, para mí, es todos los presos políticos que tenemos en estos momentos”, agregó.

La opositora dijo que durante la llamada telefónica, el valor de su hija se impuso.

“Recibí al principio su voz entrecortada, su dolor, pero a medida que fue hablando su valor salió y me dio hasta fuerzas a mí”, afirmó Zamora.

“Me dijo: ‘mamá, no te preocupes, cuídate, cuida a mis hermanos, que tenemos que tener fe en Dios’. Ya ella pidió su ayuda religiosa para que el sacerdote la vaya a ver. (…) Quiero que el sacerdote de aquí, de la provincia de Matanzas, vaya y le lleve su ayuda”.

Abascal se enfrenta al régimen desde muy joven. Su madre así lo describe:

“Ella es delicada, pero es valiente, es fuerte, ese es el consuelo que me queda. Ella es muy valiente, si no, Sissi no hubiera enfrentado todo lo que ha enfrentado en tantos años”, aseguró Zamora.

“A Sissi, con 17 años, me le dieron golpes con un cable; Sissi, con 18 años, se deshidrató en un calabozo por estar más de 30 horas sin tomar agua y sin comida. Mire usted si esa dictadura es cruel, que detienen a Armando Abascal y lo liberan. Yo grité, pedí libertad ¿y a quién se llevan?, a nuestra hija. Ese es el terrorismo de Estado”, se lamentó la opositora.

“Pero ese dolor lo tenemos que sobreponer y tenemos que pedir por todos”, sentenció.

Sissi Abascal, de 23 años, fue condenada en noviembre a 6 años de cárcel por los delitos de “desacato”, “atentado” y “desorden público”. La joven fue una de las manifestantes del 11 de julio en el poblado de Carlos Rojas, en Matanzas.

Fuente: Radio y TV Martí