Cuba reabre su primer «hotel LGBTI+» luego de prolongado cierre por covid

Gran Muthu Rainbow Hotel, en Cayo Guillermo
Gran Muthu Rainbow Hotel de Cayo Guillermo

Haciéndolo coincidir y en el contexto de la discusión del anteproyecto de un nuevo Código de las Familias, el cual abre las puertas al matrimonio igualitario, el régimen cubano reabre El Gran Muthu Rainbow Hotel de Cayo Guillermo que es considerado el primer hotel LGBTI+ del país antillano.

Ahora estamos dando pasos importantes con el nuevo Código de Familia para la Constitución y eso significa un avance para nuestra sociedad”, dijo a AFP Marlis Delgado, jefa de ventas del  hotel.

Delgado indicó que proximamente  reabrirá otra instalación hotelera  con idéntico fin, el Hotel Telégrafo,  toda vez que hay un ambiente favorable para ello a partir del contexto actual en el que se discute el nuevo Código de Familia. Apertura que fue anunciada con anterioridad por el grupo hotelero Gaviota, perteneciente al consorcio militar GAESA.

Al momento de ese anuncio, varios activistas LGBTI+ cubanos consideraron la noticia como una falta de respeto “grandísima”. “Hoy lo que deberían anunciar es que el nuevo Código de las Familias no será sometido a un referendo, que las personas trans tendrán finalmente una Ley de Identidad de Género”, escribió en Facebook, en ese momento, el activista Raúl Soublett, fundador de la Alianza Afro-Cubana.

“Una vez más vemos cuáles son las prioridades. Dinero, dinero y dinero. Menos hoteles y más derechos”, reclamó. “Hoteles para todas las personas!!!!! Garanticen leyes que nos protejan de la discriminación, de la violencia”, también pidió.

El Gran Muthu Rainbow Hotel, es una instalación de lujo con categoría cinco estrellas plus y fue inaugurado en 2019, pero su explotación ha sido muy limitada debido a la pandemia provocada por el coronavirus.

Al anunciarse su construcción, fuentes oficiales precisaron que contaría con 248 habitaciones, cinco restaurantes, tres bares, varias salas de animación y facilidades para deportes náuticos.

 



Fuente: CubaNet